Fachada
21/09/2020

La importancia de la resistencia al fuego en los materiales de fachada

La fachada actúa como la cara pública de un edificio, el atractivo visual de cualquier construcción depende en gran medida de la estética de su diseño. Sin embargo, hay otras cuestiones que son igual de importantes y que muchas veces quedan en un segundo plano: las propiedades técnicas y las prestaciones de la fachada.

fachada no combustible fuego

En una fachada ventilada, el sistema más eficiente actualmente para el cerramiento de edificios, la elección del material de la capa exterior es extremadamente importante. El aislamiento térmico y acústico, la duración de su vida útil y la resistencia al fuego dependen de esta selección.

Al realizar esta elección, comprobar que el material cumple con todos los estándares de resistencia al fuego es clave, ya que una de las vías por las que el fuego se extiende con más rapidez en un edificio es la propia fachada. Las propiedades del sistema y los materiales empleados en la construcción son de vital importancia para prevenir la propagación de un incendio.

Por eso, todos los materiales de construcción deben mostrar sus prestaciones ante el fuego según el estándar europeo EN 13501-1. Todas las pizarras que salen de las canteras de CUPA PIZARRAS han sido certificadas como A1, es decir, la máxima clasificación posible que las acredita como un material no combustible.

Cuando se desata un incendio, los primeros momentos son cruciales. Si las llamas se topan con un material ignífugo, la propagación será mucho más lenta. Además, los materiales combustibles producen un humo tóxico que hace más difícil tanto la evacuación de las personas como la rápida extinción del fuego.

El sistema de fachada ventilada con pizarra natural CUPACLAD tiene además una estructura de aluminio, que también está considerado como un material no combustible. Esta combinación ofrece una solución con altas prestaciones frente al fuego. De hecho, CUPACLAD fue recientemente clasificado como “material no combustible” por el Australian Standard 1530 Methods.

cupaclad resistencia fuego A1

Protección activa y pasiva

Para proteger un edificio de un posible incendio hay dos sistemas: los activos y los pasivos. Ambos con necesarios y complementarios para asegurar la seguridad de los habitantes.

Los sistemas activos se llaman así porque requieren una acción, ya sea manual o automática. Algunos ejemplos son la instalación de aspersores contra los incendios, sensores de detección de humo, sistemas de extracción de humo o los extintores manuales.

Por otra parte están los sistemas de protección pasiva, que no necesitan ser activados para funcionar. Están conformados principalmente por el conjunto de características físicas del edificio y los materiales con los que ha sido construido.

El papel de los sistemas de protección pasiva es ralentizar y compartimentar el fuego una vez se ha producido, con dos objetivos principales: ganar tiempo para la evacuación de las personas y para la llegada de los servicios de extinción.

En las fachadas ventiladas se emplean barreras contra incendios, unos elementos diseñados especialmente para restringir la expansión del fuego por todo el edificio. Para este fin, es vital contar con materiales no combustibles tanto en el aislamiento como en la estructura y la pared exterior.

Gracias a sus propiedades naturales, la pizarra es resistente al fuego, como ha demostrado en todos los test que se han realizado en los últimos años. La certificación A1 recalca la gran capacidad contra incendios de los productos de CUPA PIZARRAS.

modern iconAhora que ya conoces las inmejorables prestaciones de CUPACLAD, puedes visitar la sección de proyectos para comprobar los sorprendentes diseños que se pueden logar con nuestro sistema de fachada ventilada.